Percepciones inducidas por alucinógenos

Las percepciones inducidas por alucinógenos se dan por el consumo agudo de sustancias alucinógenas. De esta forma, el autor Moreau describió un ejemplo claro de los síntomas que se dan por el consumo de hachís, siendo los siguientes:

  • Sentimiento de placer.
  • Distorsión del espacio y tiempo.
  • Se incrementa la excitación.
  • Irritabilidad al sonido.
  • Ideas de persecución y/o manía de manera duradera. 
  • Alteración emocional.
  • Impulsos irresistibles.
  • Alucinaciones e ilusiones.

En este caso, los alucinógenos inducen efectos similares aunque es cierto que la personalidad de la persona que consume es el pilar fundamental para el efecto alucinógeno.

Índice

    PCP (FENCICLIDINA)

    Otro ejemplo sería PCP (fenciclidina) es un potente analgésico y supera al LSD en cuanto a la capacidad alucinógena, además de las alucinaciones de la esquizofrenia. 

    SÍNDROME PSICODÉLICO

    Sin embargo, las alucinaciones inducidas por drogas son diferentes a las idiopáticas y, como consecuencia, el síndrome psicodélico se caracteriza por:

    • Síntomas perceptivos. Es una alteración de la forma y el color, dificulta la localización de los objetos, incrementa y deforma la audición.
    • Síntomas mentales. Se trata de una alteración del humor (adaptado a cualquier forma e intensidad), hay una desorientación en el tiempo y el nivel de conciencia depende del grado de toxicidad de la persona.
    • Síntomas somáticos. Se da por vértigo intenso, temblores, mareos, parestesia y visión borrosa.

    De esta forma, el síndrome, al ser secuencial, primero aparecen los síntomas somáticos y los últimos en aparecer son los síntomas perceptivos. (Hernández, n.d.)

    Por tanto, el síndrome psicodélico consiste en una manifestación del material inconsciente y subconsciente de la persona de manera consciente, además de las emociones y las percepciones. (Timmermann, 2014

    Finalmente, el juicio de realidad con las drogas que se consumen al principio, como el LSD, puede perderse en el síndrome inducido por alucinógenos procedente de la anfetamina y cocaína. (Hernández, n.d.).

    Referencias

    Hernández, K. (n.d.). Capítulo 44 - Psicopatología de la percepción. Accelerating the world´s research, 686-698.

    https://d1wqtxts1xzle7.cloudfront.net/36637665/cap44-with-cover-page-v2.pdf?Expires=1634812163&Signature=P6Zl~bttqs5k0tTlIu5~ZKzfXZci8jBCuHdkBs5J8~Jfy8h4DeSrEF2QC7tjAOJGcky~Eqqgo~J6OS-TXYBCZbS40YRV7ED~WWl6R0XIr6wXoazehylrd6aGrxiM1VKXWbxwtQmfdUIiybScWUuPLTq


    Timmermann, S. C. (2014). Neurociencias y aplicaciones psicoterapéuticas en el renacimiento de la investigación con psicodélicos. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 52(2).

    https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0717-92272014000200005&script=sci_arttext&tlng=e

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir