Mademoiselle X: primer caso sobre la creencia de estar muerto.

"la materialidad del cuerpo requiere de la magia de la psique, con sus relaciones animales y humanas, pero estimular y nutrir el instinto básico, el deseo de estar aquí, en la tierra y de seguir con vida"

Jesús Ramírez Bermúdez
Jules Cotard

Jules Cotard nace en Issoudun Francia el 1 de junio de 1840. Fue un neurólogo y psiquiatra, conocido por describir el síndrome de Cotard o delirio nihilista.

El síndrome de Cotard no es una enfermedad con una causa única, ni tampoco se trata de un síntoma, más bien, es una representación de un conjunto de manifestaciones de una o más enfermedades crónicas en un mismo paciente.

Popularmente se puede asociar con la creencia de la muerte. Las manifestaciones de este síndrome son:

Niegan que sus cuerpos existan. Es una ilusión en la que el paciente cree que está viviendo algo de una manera real, cuando ocurre solo en su imaginación. De esa forma, se presenta la creencia de que están muertos, que no tienen nervios, ni sangre, ni cerebro, que carecen de órganos internos. Incluso creen que están en un estado de descomposición e informan que notan su olor corporal en descomposición, que sienten que los gusanos están caminando sobre su piel o que los tienen allí abajo. Es una paradoja que crean que son inmortales incluso si son solo piel y huesos. El paciente comienza a negar la existencia externa y luego niega su propia existencia. Se aíslan del mundo. También se incluyen: pensamientos negativos, ideación suicida, alivio del dolor o no, automutilación.

Caso

Este primer caso, fue estudiado y dado a conocer por el psiquiatra Jules Cotard en 1880. Él habló de una mujer de 43 años de edad, la cual aseguraba no tener “ni cerebro, ni nervios, ni pecho, ni entrañas, tan solo piel y huesos”. La paciente presentada en una conferencia en París en 1880 bajo el pseudónimo Mademoiselle X, negaba la existencia
de Dios y el diablo, así como la necesidad de nutrirse. También creía que estaba eternamente condenada y que no podría morir de una muerte natural. Tiempo después, se reporta que la paciente falleció por inanición.

Tratamiento

Los tratamientos establecidos fueron: el uso de antidepresivos, otros antipsicóticos y la aplicación de terapia electroconvulsiva. Las respuestas a estos procedimientos variaron según la etiología subyacente, pero en muchos casos se logró una resolución completa del delirio. En opinión del Dr. Ramírez ante la heterogeneidad de los casos, es fundamental para individualizar el tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir