Deja vú

En esta ocasión, vamos a abordar el fenómeno del Deja vú. En clase lo hemos visto como un trastorno o alteración cualitativa de la memoria, y se encuentra dentro de alucinaciones del recuerdo. A groso modo, definiríamos esta alteración como la sensación de haber vivenciado previamente una acción que enrealidad es nueva.

Índice

    Introducción

    En el documento que he revisado para realizar esta búsqueda sobre el deja vú, según Brown (2004)., siempre se ha visto difícil alcanzar una fuente sobre esta alucinación. Ultimamente, gracias a estudios en neurología y diferentes tipos de memoria como la implícita o la atención, han ayudado a matizar mejor este fenómeno.

    Fisiología del deja vú

    Esta alucinación se produce por el cambio de velocidad en las conexiones neuronales normales, que produce que dos mensajes parecidos se reciban con una separación un poco mas larga, por donde caminos diferentes.

    Este cambio de velocidad, puede venir provocado por ejemplo por distracciones. Estas distracciones pueden ser tanto externas como internas, y nos puede hacer percibir que son son elementos diferentes entre ellos, los dos mensajes mencionado anteriormente. Esta distracción, junto con los dos mensajes, genera una activación en la memoria implícita, y te hace crear una experiencia del momento presente, sin ser consciente de haber almacenado ese momento presente.

    Momentos donde se puede ver fomentado esta alucinación cognitiva es por ejemplo cuando hay una atención dividida. También se puede dar cuando existe la presentación de un estímulo pero está difuso u oculto, o por ejemplo exponerse a una hipnosis.

    Percepción dividida

    En el artículo, Brown (2004), nos comenta como el deja vú también se puede dar por poner la atención en dos cosas a la vez, y que valga como una. Explica cómo comenzamos una función atencional, y aparece otro elemento que capta nuestra atención y hace que desconectemos de la atención anterior, pero estos guardan gran similitud en el tiempo.

    En esta parte del texto menciona a Titchener, que dice textualmente:

    You are about to cross a crowded street, and you take a hasty glance in both directions to make sure of a safe passage. Now your eye is caught, for a moment, by the contents of a shop window; and you pause, though only for a moment, to survey the window beforeyou actually cross the street. . . . the preliminary glance up and down [the street], that ordinarily connects with the crossing in a single attentive experience, is disjointed from the crossing; the look at the window, casual as it was, has been able to disrupt the associative tendencies. As you cross, then, you think ‘‘Why, I crossed this street just now’’; your nervous system has severed two phases of a single experience, both of which are familiar, and the latter of which appears accordingly as a repetition of the earlier. (pp. 187–188)

    Titchener y desconexión

    A groso modo, nos dice que si vamos caminando por la calle y vamos a cruzar un paso de cebra, y de repente llama nuestra atención una tienda de enfrente de la calle, focalizaremos la atención en ello. Esto provocará que cuando lleguemos al otro lado de la calle, seguramente no nos acordemos porque cruzamos.

    Aquí es donde se explica la desconexión entre los dos focos de atención. El deja vú entra en escena con la explicación de que este ocurre cuando se procesa una atención primera algo más amplia en el escenario, y le siguen varios elementos que requieren nuestra atención focal total.

    Memoria implícita

    La memoria implícita dentro de este fenómeno también tiene su parte. El deja vú puede ocurrir cuando las acciones que cometemos en el presente tiene similitudes con acciones pasadas. La similitud es real y existe, pero a nivel explícito no hay relación. El que sea algo que resulte familiar, lo puede crear la estructura donde te encuentre o el entorno, pero pensar que esas acciones presentes ya se han hecho en el pasado es parte de la alucinación.

    Bibliografía

    Brown, A. S. (2004). The déjà vu illusion. Current Directions in Psychological Science13(6), 256-259.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir