¿INCAPACIDAD DE EXPERIMENTAR PLACER?

Índice

    Introducción 

    Como bien hemos dado en clase, existe un tipo de trastorno que se caracteriza por la incapacidad de experimentar algún tipo de placer en nuestra vida. Ese trastorno es denominado Anhedonia. Como en todo tipo de trastorno, los síntomas pueden variar en función de la persona. En algunas, la pérdida de interés se debe en algunas actividades como el sexo o la ingesta de comida. Pero, también puede ser a un nivel más grave, en donde la persona pierde la capacidad de experimentar aquello que nos da el neurotransmisor de la dopamina, mediante todo aquello de su vida 

    ¿Quién lo puede padecer?

    Existen múltiples de casos en donde este trastorno se da en pacientes con esquizofrenia o con adicción a drogas. Pero, donde principalmente podemos observar un mayor número de casos que padecen este trastorno, es en la depresión. 

    Cuando un paciente tiene depresión, este tiende a no sentir interés ni felicidad por nada que le rodea. Se pierde esa capacidad de sentir. Es más, podríamos decir que los sentimientos de la persona se “congelan”. 

    Además, como bien sabemos nuestro cerebro produce una serie de sustancias químicas denominadas neurotransmisores. Uno de ellos, se le conoce como dopamina. El “neurotransmisor de la felicidad”, es aquel que produce esas sensaciones que son inhibidas en este trastorno y en algunos casos de depresión. Por lo que, por ello se piensa que va de la mano. 

    ¿Cómo se trata?

    Por lo general, este trastorno va de la mano con algunas patologías como la depresión, mencionadas anteriormente. Por lo que, al tratar estas patologías para su disminución, se crea un efecto también en la Anhedonia. 

    Aunque, al igual que para cada patología, déficit o trastorno, se deben de conocer muy bien las causas para su exitoso tratamiento.

    Bibliografía

    Perez-Rincón, H. (2014). La anhedonia.

    Blanchard, J. L., Horan, W. P., & Brown, S. A. (2001). Diagnostic differences in social anhedonia: a longitudinal study of schizophrenia and major depressive disorder. Journal of abnormal psychology110(3), 363.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir