LA OBSESIÓN POR LA BELLEZA

La obsesión por la belleza es una trastorno que se conoce como dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal. La dismorfofobia es un trastorno obsesivo que consiste en una preocupación exagerada por algún defecto físico, es decir, es la fobia o rechazo exagerado hacia una parte del propio cuerpo. A menudo se acompaña de trastornos afectivos u obsesivos compulsivos. Puede ser más o menos delirante, si esto sucede, puede caracterizar el inicio de una esquizofrenia.

Las personas que lo padecen, sienten una constante y excesiva preocupación algún defecto físico, ya sea real o imaginario. Además, pueden experimentar niveles de ansiedad excesivos, ya que lo perciben de un modo exagerado, pudiendo llegar a tener problemas emocionales importantes o aislamiento social.

Índice

    CAUSAS

    Este tipo de trastorno suelen comenzar en la adolescencia , donde se producen los mayores cambios físicos. Puede ir disminuyendo en la edad adulta, aunque es ocasiones suele continuar durante esta.

    Aunque se piense que debido a la presión social en el genero femenino este tipo de trastornos es mas común, según varios estudios, la dismorfofobia aparece de igual manera en ambos sexos.

    Los pacientes que sufren el trastorno dismórfico corporal, tienen la tendencia a una personalidad ansiosa, baja autoestima o haber sido víctima de algún tipo de acoso o burla en la infancia.

    LAS MALDITAS PARTES

    Las zonas que provocan mayor obsesión son:

    • Defectos en la piel( manchas, arrugas o acné)
    • Los dientes
    • El pecho
    • Las cicatrices
    • La asimetría facial
    • La nariz
    • El abdomen
    • Las orejas
    • Los labios
    • Los genitales

    Esta obsesión puede provocar en las personas que lo padecen, desequilibrios emocionales tales como , la depresión, ataques de ansiedad, baja autoestima, aislamiento social...Además la vergüenza les acompaña en su día a día, así como las comparaciones físicas con otras personas.

    Añadir, que actualmente , el mundo de las redes sociales y la cultura del Photoshop en ocasiones están creando una imagen y unos unos estándares de belleza inalcanzables, que afectan negativamente a este tipo de personas.

    TRATAMIENTO

    La terapia psicológica es de gran ayuda para las personas que sufren dismorfofobia. Se trabaja las historias de los traumas que les ha generado el sufrimiento que los lleva a querer cambiar su imagen.

    Un psicólogo también lo puede ayudar a trabajar sus relaciones sociales y familiares, y a que pueda ver y explotar otras virtudes y aptitudes que tenga de sí mismo.

    Las técnicas de terapia cognitivo conductual son una opción, pero cuando el nivel de sufrimiento es muy elevado, es necesario utilizar fármacos antidepresivos y/o ansiolíticos para tratar síntomas como la ansiedad, el nerviosismo, la tristeza, la inquietud o las crisis de pánico.

    REFERENCIAS

    Fang A, Hofmann S. Relationship between social anxiety disorder and body dysmorphic disorder. Clin Psychol
    Rev 2010; 30: 1040-8.

    Kelly M, Dalrymple K, Zimmerman M, Phillips K. A comparison study of body dysmorphic disorder versus
    social phobia. Psychiatry Res 2013; 205: 109-16.

    Altamura C, Paluello M, Mundo E, Medda S, Mannu P. Clinical and subclinical body dysmorphic disorder. Eur
    Arch Psychiatry Clin Neurosci 2001; 251: 105-8

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir